Gestalt

Utiliza el método del darse cuenta predominando el percibir, sentir y actuar. El cliente/paciente aprende a hacerse más consciente de lo que hace. El objetivo final es aprender a aceptarse y vivir el “aquí y ahora” (presente), sin darle tanta importancia a lo que ocurrió en el pasado. Obviamente para llegar a este objetivo es necesario un proceso.

En Gestalt se usa mas el termino cliente que paciente, ya que un paciente es alguien que está enfermo, y el terapeuta es quien lo cura, el termino cliente es más neutro, indicando que es alguien que viene con el terapeuta a resolver alguna cuestión personal, aunque en muchas ocasiones estas “cuestiones” son trastornos de personalidad o de carácter muy fuertes.

El objetivo de la terapia Gestalt, además de ayudar al cliente a sobreponerse a síntomas, es permitirle llegar a ser más completa y creativamente vivo y liberarse de los bloqueos y asuntos inconclusos que disminuyen la satisfacción óptima, autorrealización y crecimiento. Por tanto, se ubica en la categoría de las terapias humanistas.