Lo que llamamos amor... no siempre lo es

¿Y cómo sé si es amor? Me preguntaban…

Amor es una palabra que se utiliza para referirnos a muchas cosas, como necesidad, deseo, anhelo, incluso egoísmo… Quizá son palabras fuertes y lo cierto es que no nos agrada escuchar, la mayoría de las veces, que eso que pensamos que hemos estado haciendo y que es “tan lindo” en realidad no es amar.

A que me refiero con esto, imaginemos la pareja de novios, esposos o cualquier denominación de pareja que acaban de empezar su relación. Ella está con él porque la hace sentirse especial, cuando está con él se divierte, se siente querida, “amada”, atendida, como si el tiempo volara…Él está con ella porque puede ser el mismo, porque sus chistes son graciosos, se siente valorado, querido, etc. Si ponemos un poquito de atención a la breve descripción que acabo de hacer en realidad “sentirse especial, divertirse, sentirse amada, atendida, etc." Son necesidades que están siendo cubiertas por la pareja, así como “sentirse El mismo, ser gracioso, ser valorado, etc." Son necesidades y nada más que eso. Tal vez son necesidades del Alma, del corazón o como queramos verlo, pero lo importante aquí es que por lo general estamos con el otro esperando que nos las cubra, que nos llene esos huequitos que sentimos están vacíos.

¿Y porqué no hacerlo así? Tal vez venga a tu mente esta pregunta, si siempre hemos escuchado que hay que encontrar a nuestra “media naranja”, ¿Qué tendría eso de malo? bueno pues esa frase y todo lo que conlleva, a mi parecer es una de las razones por las que existen tantos problemas en las parejas. Porque es una forma de buscar que el otro haga algo que no le corresponde, a nadie más que a ti mismo(a) le toca en primer lugar hacerse sentir especial, divertirte con tu propia compañía, sentirte incluso amado y atendido. Y sólo entonces puede llegar alguien más que ¡También lo haga! no se trata de que no sea válido o lindo obtener esto de una pareja, lo que no es sano es que dependas del otro para sentirte así, que estés con el otro por “necesidad o apego”. Porque cuando esto sucede, entonces las cosas tarde o temprano resultan “mal”.